1993 – Creepypasta


Anuncio

Tiempo de lectura estimado – 31 minutos

Nuestra ciudad no siempre ha sido así, desierta y estéril. En un momento, en realidad se consideró próspero, con un flujo constante de ingresos para personas de todas las edades y múltiples lugares de entretenimiento que parecían tener algo para todos. Sin embargo, el corazón de nuestra ciudad era el parque temático que se había construido desde el nacimiento de la ciudad en 1969, Sparky’s Adventure Land. En la superficie, se parecía mucho a cualquier otro parque temático del país. Pero debajo de su fachada segura había una oscuridad podrida y mutante a la que nosotros, como colectivo, estábamos ciegos.

El verdadero comienzo de la decadencia de nuestro pueblo fue el verano de 1993, durante una de las olas de calor más intensas que jamás haya visto nuestro pequeño pueblo. Los días fueron largos y miserables, y la mayoría de nosotros dependía de pequeñas botellas de agua que llevábamos casi a todos lados. Estas botellas estuvieron particularmente presentes dentro de Sparky's, se vendieron en todos los vendedores del parque, lo que aumentó considerablemente los ingresos del parque.

Aquí es donde entro yo. Tenía 16 años y necesitaba desesperadamente un trabajo. Mi mamá prácticamente me empujó fuera de la puerta a la primera mención de una oportunidad laboral. Nuestra familia había luchado durante algún tiempo para llegar a fin de mes, así que sabía que la mayor parte de mis ingresos se destinarían a mantener a la familia. No me molestó. Después de todo, realmente no tenía mucho que comprar o incluso que comprar. Además, después de lo que le sucedió a Sam hace unos meses, necesitaba una distracción. Así que este fin de semana, de mala gana me levanté de la cama y conduje por la ciudad hasta el parque.
La entrevista en sí tuvo lugar dentro de la oficina principal en la parte delantera del parque. Dentro, la atmósfera estaba mohosa. La alfombra estaba rota y manchada en varios lugares. Incluso las paredes estaban en malas condiciones y algunos rincones de la oficina habían sufrido daños por agua. Eso sin mencionar el techo descolorido que se había descuidado durante años. Me senté en una silla frente a la viejecita que me concedía la entrevista.

Era una mujercita. Su cabello corto y gris se rizaba en diferentes direcciones. Sus ojos eran como dos pequeñas piedras grises, clavados en los míos. Después de una larga y tediosa entrevista, me contrataron en el acto. Había pasado la entrevista, tal como sabía que lo haría. Si hubiera sabido de inmediato a dónde me habría llevado este trabajo, nunca habría firmado esos malditos papeles.

Al día siguiente, llegué a las 8:30 am en punto. Mi pequeño Volkswagen estaba estacionado frente al estacionamiento de empleados, rodeado de autos de otros empleados. Sentí que el cuello de mi camisa me estaba ahogando, y aunque el día todavía era joven, ya estaba sudando profusamente. No podía decir si eran los nervios ardientes del calor, pero sabía que tenía que encontrar una manera de calmarme.
Caminé por la entrada lateral a la sala de descanso, donde fui recibido inmediatamente por una mujer extasiada. Parecía tener mi edad y, a juzgar por su camisa de cuello rojo, me di cuenta de que también era asistente.

"¡Buenos dias!" ella dijo "¡Debes ser Justin!". Era menuda, sus profundos ojos color avellana mantenían un contacto perfecto con los míos mientras me ofrecía la mano. Agarré su mano y le di un apretón mientras me presentaba.

"Culpable." Le respondí "¿Y tú lo eres?".

"Lilith, la mayoría de mis amigos simplemente me llaman Lily". Ella respondió alegremente.

"Bueno, gusto en conocerte Lily." Digo mirando alrededor de la habitación. "¿Donde está todo el mundo?"

“Oh, ya están en sus atracciones. Me han pedido que me quede atrás y te ayude a encontrar a dónde se supone que debes ir. "Ella me informó. Estaba obsesionada con ella. Su cabello castaño descansaba sobre sus hombros, lo que complementaba perfectamente su tez oscura.

"Bueno, entonces" suspiré, después de una larga pausa "¿Dónde se supone que debo ir?" Me agarró de la mano y me arrastró a través de la claustrofóbica habitación. Al principio no lo había notado, pero esta habitación, como la oficina, estaba en mal estado. Para un negocio que aparentemente tenía mucho dinero, el lugar se estaba derrumbando. Lily tomó un pedazo de papel, justo al lado de una sola máquina de café, y levantó una lista. Me paré detrás de ella, mirando por encima del hombro a la lista. En la lista estaba mi nombre, y al lado estaban las palabras "Fun House".

"Empieza hoy en Fun House". Lily dijo volviéndose hacia mí. “Estos son fantásticos, pero lo conseguirás. Cada media hora, otro guía vendrá y lo llevará y le mostrará dónde ir a continuación. Las pausas para el almuerzo comienzan al mediodía, pero depende de dónde se encuentre estacionado en ese momento. "Fue mucho para asimilar, pero traté de tomar notas mentales mientras caminaba hacia Fun House.

Una vez allí, tuve alrededor de una hora para hacer la inspección obligatoria del día. No era mucho, solo tenía que caminar por la casa y asegurarme de que todo estuviera limpio y ordenado y que todo funcionara bien. Después de todo, no me importaba, una vez había caminado por estos mismos pasillos con mis amigos cuando era niño. Sentí una enorme oleada de nostalgia que apenas pude contener. Era como si la magia de este lugar hubiera regresado y me hubiera envuelto completamente en sus garras. Mi parte favorita siempre había sido el actor de adentro que usaba un disfraz completo de Sparky the Clown. Sparky saludaba a los niños y les mostraba espectáculos increíbles mientras viajaban por la atracción.

La primera vez que pasé por Fun House vi a Sparky de pie en su lugar habitual. No podía tener más de ocho años, y nada de lo que la visión del payaso me había horrorizado. Algo en su sonrisa pintada y sus brillantes ojos negros me había aterrorizado. A diferencia de la mayoría de los payasos que usualmente involucraban mucho maquillaje, el parque había hecho una máscara completa para el personaje. Era lo mismo que podrías encontrar en un lugar como Chuck E 'Cheese o Disney World con sus diferentes disfraces de personajes. Sin embargo, con el tiempo, me había acostumbrado a esa cara inexpresiva e incluso le compré un pequeño juguete de peluche a Sparky, quien en un momento estaba sentado en mi cama, ahora arrojado en algún lugar de las profundidades de mi armario.

Finalmente, logré contener mi emoción vertiginosa de estar de vuelta en medio de mi infancia, y logré completar la inspección. Nunca he visto a Sparky, simplemente asumí que aparecería en algún momento del día, siempre que apareciera la mascota.

Fue un día largo y aburrido. Las horas parecían pasar mientras yo perecía bajo el ardiente calor del sol de Florida. Los niños de todas las edades gritaban mientras realizaban los distintos juegos en los que estaba estacionado. Cada giro parecía hacerse cada vez más lento y al mediodía estaba más que listo para alejarme de las hordas de clientes que desfilaban por cada camino.

Durante mi pausa para el almuerzo, había vislumbrado una escalera por el rabillo del ojo. Le pregunté a Lily qué era y ella respondió que era una de las muchas entradas a un elaborado y extenso sistema de túneles subterráneos que conectaba cada viaje y atracción para que los actores y los trabajadores de mantenimiento puedan navegar por el parque rápida y fácilmente sin tener que interrumpir el parque. grandes multitudes sobre el suelo.

"A menos que seas uno de esos dos." Ella dijo: "Los túneles están prohibidos, aunque nunca he estado allí".

"Oh eso tiene sentido." Respondí.

"Sí, no es que los túneles tengan algo especial, son solo paredes de ladrillo y pisos mojados". Lily respondió y con eso nuestra pausa para el almuerzo terminó. Regresé al Twincoaster, y cuando salía pude escuchar las puertas del túnel abriéndose debido al eco que se propagaba a través de la habitación ahora vacía. No tuve tiempo de darme la vuelta y mirar, pero mirando hacia atrás ahora, me hubiera gustado.

No pasó mucho tiempo para que las anomalías del parque comenzaran a aparecer. Lo primero fue que no importaba dónde estuviera destinado, o cuántas fiestas del personal asistiera, nunca conocí a ninguno de los actores disfrazados. La presencia de la dirección, o más bien su ausencia, fue mínima. De hecho, creo que la única dirección que vi fue la viejita que había realizado mi entrevista. Aparte de eso, no se encontró ningún rastro de gestión.

Entonces finalmente sucedió, el momento de mirar atrás ahora fue el mismo momento en que la persistente oscuridad finalmente se apoderó del parque. Estaba destinado de nuevo en la Fun House. Era alrededor de la 1:30 p.m. cuando acababa de salir de la pausa del almuerzo y estaba cubriendo a Lily mientras ella tomaba su descanso.

"¡Hola! ¡Disculpe señor! ¡Hola!" Una vocecita gritó. Me volví para ver a un niño, no mayor de 10 años, corriendo hacia mí agitando los brazos en el calor abrasador. Sus ojos estaban frenéticos y su cabello rojo rizado estaba desordenado, con varios mechones largos de cabello rizados como serpientes alrededor de sus ojos.

"¿Si, que es eso?" Le he pedido. Me di cuenta de que estaba entrando en pánico. Todo su cuerpo parecía temblar como si acabara de presenciar una tragedia horrible. Un largo silencio flotaba en el aire mientras el niño recuperaba desesperadamente el aliento.

"Mi hermano," dijo finalmente sin aliento. "Es mi hermano, no puedo encontrarlo".

"Está bien, más lento." Traté de calmarlo. “¿Dónde vio a su hermano por última vez?”.

“Dentro de Fun House entramos juntos pero tomamos diferentes caminos en el Salón de los Espejos. Algunos niños en la escuela dijeron que ambas direcciones conducen a la salida, así que queríamos probarlo y ver si era cierto. Por otro lado, seguí esperando y esperando pero él nunca salió. Pensé que acababa de salir antes que yo, así que corrí al pozo de balas hasta la salida, pero cuando salí no lo hice. no he visto. "

"¿Es posible que ya haya vuelto con tus padres?" Dije, tratando de razonar con él y mantenerlo calmado.

"No, Lucas nunca me dejaría solo en la Fun House, él sabe cuánto odio estar allí". El chico estaba al borde de las lágrimas ahora.

"Está bien, vuelve con tus padres y diles que vayan a la taquilla e informen que tu hermano ha desaparecido". Después de eso, cerraré la atracción e iré a buscar a tu hermano. Probablemente se perdió en el Salón de los Espejos. Te buscaremos a tu hermano, te lo prometo. "Incluso diciendo estas palabras, no se sentían bien. El Salón de los Espejos no fue diseñado para ser delicado. Había un callejón sin salida, todos los demás caminos conducían directamente al túnel central que conducía directamente a la salida. Debo haber memorizado esta habitación una docena de veces cuando era un niño.

El chico se fue en dirección a lo que solo podía esperar que fueran sus padres. Su sudadera gris descolorida unida a su cintura ondeaba casualmente con el viento. Miré hacia atrás a la fila de clientes, ansiosa por entrar, y esperé a que la gerencia llamara al walkie talkie y me dijera que detuviera la atracción. Este anuncio, para mi sorpresa, nunca llegó.

Al final del día, decidí entrar y echar un vistazo rápido para ver si puedo encontrar al chico desaparecido. Comencé en la entrada y caminé por una sala sinuosa de rojo y blanco que solo estaba allí para desorientar a la víctima. Casi tropecé más de una docena de veces, solo afortunadamente me agarré cada vez cuando rápidamente agarré la pequeña mano del tamaño de un niño a los lados de las paredes. Luego había una habitación oscura, llena de grandes bolsas de frijoles de diferentes colores y tamaños que colgaban del techo como capullos de orugas de colores del arco iris, esperando renacer en hermosas monarcas.
¡Lucas! Grité el nombre del chico, recordando cuando el chico me lo dijo antes. Mi voz rebotó en las paredes vacías y no dio respuesta. Seguí gritando su nombre mientras caminaba de una habitación a otra, dando la vuelta a todos los accesorios y piezas de decoración que pude encontrar. Entré en la habitación de Sparky y la examiné de cerca. Nunca lo había visto tan desierto. Era como si la alegría que normalmente llenaba esta habitación hubiera sido conquistada y escupida. Ahora estaba muerto, un extraño silencio envenenaba el aire mientras cada paso resonaba mil veces en las paredes pintadas.

Caminé hasta el escenario en la pared trasera de la habitación y miré a mi alrededor, diciendo el nombre del niño lo suficientemente alto como para que si Lucas se escondía en algún lugar detrás de las cortinas, me escucharía. He corrido la gran cortina azul marino. El escenario estaba libre de todos los accesorios, el único atributo que me llamó la atención fue la gran puerta de metal justo al lado. Curioso, lo probé. La puerta no se movió, aunque empujé con todo mi peso la puerta permaneció resistente. Lo golpeé y grité el nombre de Lucas, sin saber si se había quedado atrapado. El silencio fue la única respuesta que obtuve. Derrotado, entré al Salón de los Espejos en un intento final por encontrar al chico desaparecido.

La habitación era como la recordaba de niño. Casi podía imaginarme corriendo por esas mismas habitaciones, riendo y gritando con mis mejores amigos. Fue hace mucho tiempo ahora. Era mayor y tal vez crecí demasiado rápido. Una vez más hice a un lado la nostalgia de mi infancia y me concentré en la misión que tenía entre manos. Mi pensamiento reflejaba cada uno de mis movimientos, a veces distorsionado y a veces una copia clara de mí mismo. Gritaba el nombre del chico cada vez más mientras caminaba por los senderos que estaban manchados en mi memoria. Revisé cada pase dos veces, pero fue en vano. Cada vez que me encontraba en un callejón sin salida, con la misma cara distorsionada mirándome. Me sentía abrumado y seguía esperando que ya hubieran encontrado al niño, y estaba paranoico. Me abrí paso a través del pozo de balas, haciendo a un lado las balas multicolores hasta que finalmente llegué a la salida. Lily me estaba esperando afuera.

"¿Dónde diablos estabas, cerramos hace una hora?"

"Estaba buscando un niño". Respondí vacío.

"¿Qué chico estabas buscando?" Ella me interrogó. Sus ojos nunca dejaron los míos, me di cuenta por su expresión que no había habido una mención generalizada del niño desaparecido.

“Dos hermanos entraron a Fun House y solo uno se fue. Le he dicho. "Nadie ha venido nunca a verlo, así que pensé que haría un barrido del lugar antes de que cerráramos por la noche".

"¿Una señal de él? Lily preguntó

"No, no lo he visto por ningún lado, ni un zapato perdido, ni anteojos rotos. Es como si el chico simplemente hubiera desaparecido. ¿Y si se perdía en esos malditos túneles a los que no nos permitían entrar? O si alguien lo llevaba allí. Estaba descartando todas las teorías que se me ocurrían, y en ese momento la mayoría de ellas, lo admito, parecían francamente tontas.

"Justin," dijo Lily lentamente. “Cálmate, estoy seguro de que se te salió del radar y los padres lo encontraron. Por cierto, ¿quién lo habría llevado allí de todos modos? Sparky? ¿Qué razón tendría un actor para hacer esto?

"Es bastante justo". Suspiré y regresé con Lily a la sala de descanso y recogí mis cosas para salir. Lily se despidió de mí mientras salía por la misma puerta pintada de color pálido por la que entraba y salía cada día. La puerta se cerró detrás de mí y encendí mi auto y conduje a casa. Algo de todo esto no me parecía bien. Soy una persona curiosa, una vez que me engancho a un misterio o pregunta, rara vez puedo dejarlo sin resolver y esta vez no fue diferente.

Pasó una semana y todavía no se mencionaba a Lucas, encontrado o desaparecido. Entonces, durante mi pausa para el almuerzo, decidí llamar a la gerencia sobre esto, usando uno de los teléfonos de marcación dentro de la sala de descanso. Me dieron la misma respuesta estática que había asumido. Que no tenían información sobre un niño desaparecido en el lugar. Y que si se enteraran de algo, yo sería el primero en saberlo.

"¿Cómo diablos no se enteran de la desaparición de un niño?" Grité, bajando el teléfono y volviéndome para encontrarme con los ojos de Lily.

“Justin, como dije la semana pasada, los padres probablemente encontraron al niño antes de que llegaran a la taquilla, así que no se molestaron en señalarlo, es un caso frío, Lo dejó ir." Dijo Lily, con ese mismo tono lógico que me hizo darme cuenta de cuánto me presionaba realmente una idea ridícula.

"Tiene usted razón." Reconocí "Probablemente debería quedarme en la montaña rusa por ahora, ¿eh?"

"Por más brillante que tenga su mente, creo que es lo mejor". Lily dijo levantándose de la mesa donde había comido y colocando una cálida mano en mi hombro. "Este chico está bien, todo está bien". y con eso se acabó la conversación. Dejé mis argumentos a un lado y traté de concentrarme en el trabajo que tenía entre manos.

Ha pasado otra semana y en realidad no pasó nada. Era otro día caluroso y estaba haciendo cola mientras esperaba para hacer la gira de Tidal Mountain. Estaba bien con Lily, ya que ambos buscábamos una manera de refrescarnos durante nuestro descanso. La línea rodeaba la gran montaña que comenzaba la carrera, y justo cuando logramos llegar al frente de la línea, todo se convirtió en pánico. Una madre caminaba entre los clientes gritando. Me acerqué para ver qué estaba pasando exactamente.

"¡Mi nieta!" Ella lloró. “¡No puedo encontrar a mi pequeña! El cabello rubio rizado de la mujer era un desastre y sus ojos estaban rojos por las lágrimas. Su voz se quebró con cada palabra mientras trataba de agarrar al asistente de transporte, Mark, con manos temblorosas.

"Cálmese señora." Mark comenzó, “Va a estar bien, encontraremos a su hija. ¿Dónde la viste por última vez?

"Por esa maldita Casa de la Diversión, Sparky dijo que quería mostrarle un truco de magia adentro, ¡pero nunca regresaron!" La mujer estaba llorando. En ese momento, mi mente comenzó a acelerarse. La Fun House tenía que estar conectada de alguna manera, eso era lo único que vinculaba las dos desapariciones. Los ojos de Mark se encontraron con los míos cuando hizo su siguiente pregunta.

"¿Han entrado alguna vez en la Fun House?" Él ha preguntado.

"No, estaba afuera, deambulando y se ofreció a mostrarle un truco de magia". Traté de ir con él, pero insistió en que era solo para niños y que los adultos arruinarían la magia. Dijo que no tardaría mucho. Su voz… era baja y profunda, era confiable pero misteriosa. No debería haber dejado que Gracie se fuera sola, ¡pero pensé que el parque era mejor que esto! ¡Quién diablos corre con estos disfraces llevando a los niños pequeños! Pasaron detrás de algunos edificios. Creo que había una corona de graffiti en la pared del edificio. Revisé la parte de atrás, pero no había ni rastro de ella por ningún lado. "La mujer la perdió por completo y se derrumbó, aferrándose a la fina tela de la camisa de Mark. Mark la redirigió a la taquilla y me cubrió mientras se la llevaba. Ya estaba moviendo trozos en mi mente, y podía decir por la expresión de Lily en su rostro en estado de shock, que ella también.

Al día siguiente estaba en casa en mi habitación, tratando desesperadamente de descifrar los pocos hilos que tenía y atarlos juntos para resolverlo. Tenían que ser los actores disfrazados, pero ¿adónde llevaban a los niños y por qué? Fue una pregunta que fue maldecida desde el principio. Durante las próximas dos semanas, dos niños más desaparecerían. Gregory Hawkins y Alice Jensen. Esto dejó a cuatro niños desaparecidos, dos niñas y dos niños. Las cuatro familias contaron historias muy similares. Aquí es donde comenzamos a recibir quejas.

Las familias de los niños desaparecidos decidieron no pasar la noche en silencio, y cada uno emprendió acciones legales contra el parque. El parque enfrentaba problemas legales extremos y yo estaba atrapado en la tormenta abismal que había sido creada por los rumores acumulados.

A medida que el verano alcanzaba su punto máximo, los huéspedes comenzaron a quejarse de los malos olores provenientes de los alrededores del parque. El olor acre era tan malo que varios invitados vomitaron después de inhalar los vapores tóxicos una vez. El parque olía a muerte. Todos lo atribuimos a animales muertos que probablemente habían sido víctimas de las diversas máquinas ubicadas en las salas de máquinas debajo de las atracciones.

En cuestión de días, las quejas fueron de mal en peor, y la mayoría de las quejas provenían de Fun House. El disfraz de Sparky aparentemente olía a un olor pútrido que llevó al parque a poner en cuarentena la atracción hasta que pudiéramos averiguar qué era exactamente lo que estaba mal. Sin embargo, la atracción nunca tuvo la oportunidad de reabrirse.

Lily y yo esperamos el resto de nuestra pausa para el almuerzo, especulando sobre lo que sucedería con el parque y si alguno de nosotros sería despedido mientras el parque se agotaba lentamente de sus activos. Nuestra respuesta llegó cuando la misma mujer de pelo corto y rizado gris que me contrató entró en la sala de descanso.
"El parque está cerrando temporalmente". Dijo la mujer. Su rostro era solemne, pero sus ojos mostraban breves estallidos de miedo. "Están todos de licencia sin goce de sueldo hasta que podamos combatir estos casos y reabrir". Por el momento, el parque no cuenta con los recursos económicos disponibles para seguir funcionando. Al final del día, todos deberán recoger sus pertenencias y limpiar sus casilleros. El parque se comunicará con usted cuando estemos listos para reabrir. Sabemos que lo entiendes. Y con eso, la viejecita se volvió y se fue tan rápido como había venido.

"Bueno, eso responde a nuestras preguntas, supongo." Lily se rió mientras brindaba con su taza de agua. El resto de nuestros compañeros de trabajo se reunieron y brindaron ante la idea del cierre inesperado. Por supuesto que nos quedaríamos sin trabajo, pero la mayoría de nosotros lo odiamos de todos modos y habíamos estado buscando otros trabajos durante algún tiempo.

El día pareció pasar y al final Lily y yo estábamos solos en la sala de descanso. Me dio su número de teléfono y prometió mantenerse en contacto. Nos despedimos y prometimos pasar el resto del verano. Un abrazo final fue todo lo que se compartió antes de que los dos nos dirigiéramos a nuestros autos y saliéramos del local. Debería haber sido la última vez que fuimos, pero no fue así.
Han pasado dos semanas más y todavía no hay actualizaciones sobre el parque. Fue en las últimas horas de la noche cuando sellé mi propio destino. Mi mente dio vueltas y estaba decidido a averiguar qué había pasado con los niños desaparecidos. Me desperté en medio de la noche, sudando con un pensamiento claro en mi cabeza. Tuve que irme a casa.

Me levanté y me vestí. La mezclilla negra de mis pantalones se deslizó fácilmente sobre mi cuerpo mientras agarraba una camiseta lisa de mi tocador. Una sudadera con capucha negra estaba en el pomo de mi puerta y la agarré también, rápidamente colocándola sobre mi camisa. El frío acero de los anillos en mis dedos me despertó cuando abrí la puerta de mi habitación y silenciosamente me arrastré por el pasillo y agarré las llaves del auto de la mesa de la cocina. Salí al aire fresco de la medianoche y abrí mi auto. Estaba decidido a llevar este caso a un punto de inflexión, a cerrar este caso para mí y las familias, que no habían visto a sus hijos durante semanas y estaban enfrascados en una batalla legal con una empresa de multimillonario que solo buscaba sacar provecho de las tragedias.

Conduje por la ciudad hasta una casita no lejos del parque. Era una casita feliz, su exterior vibrante creaba una sensación de familiaridad cuando encontré mi camino hacia el primer techo del edificio. Era la casa de Lily. Eché un vistazo a través de su ventana, estaba durmiendo profundamente. Suavemente di tres palmaditas en el grueso vidrio hasta que Lily finalmente se despertó. En su asombro, debió pensar que yo era un intruso. Inmediatamente agarró un pequeño cuchillo del borde de su cómoda de roble oscuro y lo agitó con miedo. Después de que sus ojos se acostumbraron, se dio cuenta de que era yo.

"¿Justin?" Lily dijo "¿Qué estás haciendo conmigo en medio de la noche?"

"No pude dormir". Dije mientras abría la ventana y entré. Llevaba una camiseta de gran tamaño que le di cuando accidentalmente derramó vino sobre la suya en una fiesta en uno de nuestros compañeros de trabajo. Lily, tenemos que irnos a casa. No hay nadie aquí, así que no nos van a atrapar, pero tengo que averiguar qué les pasó a estos niños. "

“Justin, estos niños se fueron hace mucho tiempo, sucedió hace semanas. Además de qué diablos te importa un grupo de niños al azar. Lily respondió, cayendo sobre su cama. Me acerqué a ella.

"No lo sé, pero si faltara, también me gustaría que me encontraran". Dije y la habitación quedó en silencio.

"Está bien", dijo, "pero tú conduces". Ella se rió mientras golpeaba mi brazo juguetonamente. Y con eso, salí por la ventana para que ella pudiera cambiarse, y luego ambos nos bajamos del techo y nos subimos a mi auto y comenzamos nuestro último viaje, en la autopista. que conduciría literalmente al infierno.

El camino fue extrañamente silencioso. Aparcamos a unas pocas cuadras del parque, así que si alguien estaba mirando, no nos atraparían tan fácilmente. Caminamos las pocas cuadras restantes y finalmente nos encontramos cara a cara con el parque. La fachada se estaba cayendo a pedazos, el metal de las puertas altas estaba desgastado y oxidado. Incluso la gran estatua de la cabeza de Sparky que estaba encima de la entrada y ahora estaba rayada con cinta adhesiva amarilla neón estaba en mal estado. Se ha formado óxido alrededor de los ojos y los dientes. Parecía que el parque había envejecido cien años desde que estuvimos allí. Fue como si hubiera una vida.

Rápidamente trepamos la valla al amparo de la luz de la luna. Esa noche había luna llena, acorde con lo que vendría. La taquilla parecía abandonada desde hacía mucho tiempo y muy deteriorada. Las paredes una vez apenas resistentes ahora se estaban derrumbando bajo su propio peso. La naturaleza ya había comenzado a recuperar lo que alguna vez fue suyo. Quelque chose n'allait pas, la décomposition avait commencé trop vite.

Cependant, nous n’avons pas laissé les aberrations du lieu nous ralentir. Nous avons marché lentement sur le trottoir fissuré. Des fleurs et d'autres formes de végétation poussaient à nos pieds. L'air était plein d'incertitude alors que nous nous enfonçions plus profondément dans le parc.

Nous devons avoir dépassé une douzaine d’attractions dans un silence complet, tous les deux toujours attentifs à l’atmosphère déformée qui nous entoure. Puis Lily a repéré quelque chose.

"Voilà le bureau du directeur." Dit-elle en désignant une porte rouillée qui se trouvait juste derrière quelques flippers renversés. "Il y a peut-être une entrée dans les tunnels là-dedans." Je me suis approché de la porte et j'ai remarqué qu'elle était enchaînée. Une grande chaîne en métal s'enroula autour de l'ancienne porte et la maintint verrouillée en place avec un grand cadenas empêchant la chaîne de se séparer. Je lui ai donné un coup de pied solide, mais en vain. Au lieu de cela, les chaînes ont tremblé de manière agressive puis se sont tues à nouveau.

«Eh bien merde.» Ai-je dit stupéfait. "Il n'y a aucun moyen que nous puissions retirer cette chaîne sans une sorte de cutter."

"Ou." Dit Lily en se penchant pour attraper un objet près d'un jeu d'arcade renversé. «Nous pourrions l'utiliser.» Dans sa main, il y avait un rocher de la taille d'une balle de baseball avec un bord tranchant qui faisait saillie. J'ai laissé échapper un rire et j'ai pris la pierre de sa main. Il n'a fallu que quelques coups avec la pierre avant que la chaîne ne cède et ne tombe au sol, laissant la porte exposée. J'ai poussé pour l'ouvrir et les charnières ont crié comme si la porte n'avait pas été déplacée depuis des décennies.

Le bureau à l'intérieur était le même que celui dans lequel j'avais été interviewé ce qui semblait être il y a toujours. Les dégâts d'eau sur les murs et le toit étaient maintenant presque deux fois plus graves. La chambre était humide et l'air était moisi. J'ai failli m'étrangler en regardant autour de moi. Bureaux renversés, chaises et dossiers éparpillés polluaient la pièce déjà sale. Dans le coin, il y avait un classeur renversé, la plupart de son contenu avait déjà été ravagé. Très probablement, ils avaient été pris par les cadres, mais pourquoi je me demandais.

"Bien." Lily a dit "que cherchons-nous exactement? Parce que je doute fort que si vos idées folles sur cet endroit soient vraies, elles laisseraient les preuves derrière elles.

«Nous recherchons quelque chose pour nous donner une idée de ce qui s’est passé. Nous sommes proches de quelque chose que je peux ressentir. " Répondis-je en scrutant la pièce alors que j'approchais du classeur tombé.

«J'espère que oui, tu ferais mieux de ne pas gâcher ma nuit en me traînant dans le trou de l'enfer abandonné de Justin. Lily le taquina alors qu'elle commençait à chercher de l'autre côté de la pièce de moi.

J'ai ouvert chacun des tiroirs du classeur et j'ai commencé à feuilleter les papiers à l'intérieur. Rien au début n'a vraiment attiré mon attention. La plupart des papiers n'étaient que de la paperasse ennuyeuse qui avait été déposée pour les employés ou pour des rénovations. C’est alors qu’un article a attiré mon attention. Caché à l'arrière de la pile de papiers apparemment inoffensive, il y avait une partie de la réponse à un mystère plus vaste que nous ne pourrions même l'imaginer.

"Lis." Dis-je choqué en lisant les mots sur le papier. Elle arrêta immédiatement de feuilleter une autre série de papiers à l'autre bout de la pièce. Elle les fit asseoir soigneusement et vint vers moi.

"Qu'as-tu trouvé?" Elle a demandé.

"C'est une lettre de la mairie approuvant la création de plusieurs tunnels sous le parc." Dis-je en levant les yeux pour croiser ses yeux.

"D'accord, c'est probablement les tunnels des mascottes." Elle a dit, confuse.

"C’est là que ça devient intéressant." Dis-je en cherchant une carte des tunnels du parc qui gisaient sur le sol. «Ces plans de la lettre et de la carte officielle des tunnels ne correspondent pas. Bien sûr, ils ont la même base, mais ces plans montrent qu'il y a plus de tunnels que ce qui est sur la carte officielle. Tunnels secrets au plus profond des tunnels déjà existants. Tous les tunnels cachés semblent être liés ici. » J'ai montré la carte. Il y avait une petite pièce sur les nouveaux plans, une dans laquelle chaque nouveau tunnel menait.

"C'est tellement plus gros que ce que nous pensions Lily." Dis-je en me levant. Mes mains tremblaient alors que les anneaux de mon majeur et de mon annulaire cliquetaient ensemble. «Ils connaissaient les enfants, ils le devaient. C’est pourquoi ils sont partis si vite après l’arrêt. Parce qu'ils ne voulaient pas que leur opération soit exposée. Si nous voulons nos réponses, nous devrons aller au fond des choses. "

«Nous devrions entrer dans les tunnels depuis la Fun House, c'est le plus proche. Je ne veux pas être là-bas plus longtemps que nécessaire. " Lily dit en lisant attentivement la carte "Justin, es-tu sûr de vouloir faire ça?"

«Oui, j'ai besoin de réponses.» Dis-je en faisant de mon mieux pour me préparer mentalement à ce que je pourrais trouver dans les profondeurs du parc.

«Mais pourquoi avez-vous besoin de réponses? Vous n’avez aucune relation avec aucune des victimes, bon sang vous ne connaissiez même pas ces enfants. Alors, pourquoi vous souciez-vous tant de savoir ce qui leur est arrivé? Lily me questionna alors qu'elle croisait les bras et attendait que je réponde.

Je la fixai d'un air vide, perdu dans mes pensées un instant avant que mon cerveau ne se ramène enfin à la réalité.

«Vous n’avez pas vu le visage de cet enfant chaque fois qu’il m'a dit qu’il avait perdu son frère. Il avait peur, Lily. Comme le genre de panique intérieurement effrayé, et je suppose que je m'en sens responsable. L'enfant est entré dans l'attraction que j'exploitais. Celui que j'étais censé garder en sécurité. Je veux dire, j'ai pratiquement conduit cet enfant à sa mort, ou pire. Je croassai en me battant pour garder mes conduits lacrymaux fermés. «C’est la même chose qui s’est produite avec mon petit frère, Sam. J'étais censé le regarder mais je suis allé à une fête stupide. I brought Sam with me and let him go off on his own while I went to drink with my friends. I don’t remember much of that night, but I remember having a deep gut-wrenching feeling that something horrible had happened. It’s the same feeling I felt when that kid told me his brother was missing. The next morning mom came to pick me up because she had heard from the neighbors where I had been spotted getting picked up along with my little brother. She asked me where he was and screamed at me when I told her I didn’t know. The next week they found Sam in a ditch on the far side of town, mutilated. I mean they tore his fucking throat out and left a broken beer bottle in its place. He was only 10 years old, it would’ve been his birthday next weekend.”

Surprisingly I found myself unable to cry. Lily stepped forward and hugged me as she whispered into my ear.

“I’m so sorry.” She kept saying. “Oh my God I’m so sorry.” She let go of me and for a brief moment in the glowing moonlight it seemed that everything was going to be okay.

The park was eerily quiet as we made our way closer and closer to the Fun House. Looking at the decayed attractions I could see my childhood memories now distorted in front of me. I could see the first ride I ever took Sam on. Deep down I finally realized just why I had even taken this job in the first place. It was because of Sam. The Ferris Wheel tilted slightly off of its axis, seeming close to collapse at any second. The pavement at our feet was cracked and slowly being reclaimed by nature. The path forked and we made our way down Clown’s Alley.

The fake city set pieces looked surprisingly convincing in the moonlight. Rows of open shops and carnival games set up along the false street. The street lamps flickered ominously while we shined our flashlight’s beams into the growing darkness. I don’t know what I was looking for, but whatever it was, I didn’t find it. Finally we stopped in front of the same damn red and white entrance tunnel where it had all begun. The clown face of Sparky painted above seemed to smile with a devilish intent as I stepped inside. Lily was close behind me.

The spinning of the tunnel had stopped what seemed to be a lifetime ago now. The colors had faded out, and cobwebs now were hung in almost every crevasse. Insects crawled in the debris at our feet as we stomped our way onward.

Inside the bean bag room immediately I noticed something. All of the hanging bags had been torn open.

“What the hell were they hiding in those.” I wondered aloud as I pushed the once brightly colored bag aside as its rope finally gave way to its own weight and fell at my feet. The bags hadn’t just been torn open, I realized, they had been bitten open. Some creature with sharp and ravenous teeth had come in and ripped through each of the bags in a crude manner.

“Something tells me that it wasn’t the raccoons that came digging around in here.” Lily said, her expression and demeanor seemed to change. She was afraid.

Finally we found ourselves in the main stage room. It seemed to be frozen in time. Not a single prop was out of place. The navy curtain hung elegantly over a now empty stage. Balloons were tied to each of the chairs, all still neatly lined in rows facing the stage. Off to the side of the stage was that same, solid metal door that I had seen during my first time in here.

“Alright.” I said as I turned to face Lily. “Are you ready for this?”

“I’m as ready as I’m ever gonna be.” She replied and with that she stepped forward and twisted the handle. The handle creaked as it turned, and the heavy metal door finally swung open, and revealed the awaiting darkness. There was a silence for a brief moment, until something stepped forward from the darkness. It was a shadowy figure, tall and lanky. Then in an instant the figure was on top of Lily, shrieking as it dragged her away into the darkness of the tunnels. I was paralyzed from fear as I watched motionless, while my friend was dragged away from me. I didn’t even get a good look at it. I should have turned back right then and ran away back to the safety of my home, but I didn’t. Instead I pushed it all aside. My adrenaline got the best of me as I picked up my fallen flashlight and darted into the tunnels after them.

After a while of running I ran out of breath, so I slowed to a walk. The tunnels around me were damp and oxygen was suffocatingly scarce. The flashlight’s timid beam provided my only vision. There wasn’t much to look at however. Large metal pipes lined the top of the tunnel, still gushing with fluids. The map in my hand was my only way of navigating. I kept my breaths quiet, desperate not to attract whatever thing had just taken Lily. I had to think logically if I wanted to keep myself from ending up dead.

My best guess was that the figure had taken Lily to the hidden room, in fact that was where all of the pipes in the tunnels seemed to be leading. If I wanted any chance of finding her alive, that would be where I needed to go. That also meant I would most likely have to come face to face with whatever the hell that figure was again. I didn’t have a plan for that quite yet, and I wasn’t sure if I ever would. Finally after walking for what seemed like hours in foot deep water, I had made it.
A large door stood before me, chained shut. The sign to the side of the door said “Character Costume Room – Employees Only.” I shined the flashlight’s beam around in the dark tunnel, desperately looking for anything to use to break the chains. There was nothing, not a single piece of debris or lonesome stone to be found. I sighed and realized what I had to do. I raised the flashlight overhead and smashed it down into the chains. Three strikes was all it took until the chains finally gave away and fell before my feet. The light in the flashlight flickered one last time then went out, leaving me alone in the darkness.

I felt around until I found the cold steel of the door handle and pushed it open. The door groaned as it opened. I stepped forward into the pitch black, expecting to quickly be pounced on just as Lily had been, but to my surprise, nothing came. I ran my hand along the wall, tracing each crack as I tried to find a light switch. My heart pounded inside my chest as my fingers finally found the switch. I flipped it on and immediately a flickering row of lights came alive.

The room illuminated as I looked around. It took my eyes a moment to adjust to the light. “Maybe I was wrong” I thought to myself as I stared in disbelief. Inside the room was nothing out of the ordinary. Shelves lined the walls with various character heads and costumes stockpiled on them. Each character from the park was there. Sparky, Pandemonium, hell even the unnamed jester costume was down here. I walked over to one of the Sparky masks on the shelf. It’s eyes were still covered with a thin layer of black cloth to cover the wearer’s eyes. The same demonic painted smile was duplicated along the dozens of masks. This one however was the only one that was tilted. I picked up the head to examine it, flipping it over as I grabbed it.

I took a look inside, and what I saw made my blood run cold. Ginger strands of curly hair were poking out of the mask. I immediately dropped the mask. It hit the ground with a hard thud, and as it did the head of a small boy with curly red hair rolled out onto the floor in front of me. I stared in disbelief.

“Lucas” my voice broke as I backed up away from the fallen mask. The boy’s eyes were vacant, with nothing but the white of them still showing. His face was turning a sick pale green. I could tell that rigor mortis had already begun to set in. I wanted to scream but my mouth couldn’t make noise. I wanted to throw up but instead I just gagged. Then I saw one of the suits in the corner move. It was only a twitch, and instinctively I ran towards it, hoping that my suspicion of who was under the suit wasn’t right.

The suit was a jester’s costume, the vibrant colors of the soft material seemed to dull in the flickering light. The mask was white, other than it’s hat which had long tendrils sprouting from it with bells tied securely on the end of each one. I removed the mask only to once again be frozen in horror. It was Lily, barely alive, blood dripping from her mouth. Her eyes met mine and she coughed, sending blood onto my jacket.

“I’m going to get you out of here, just hold on Lily.” I said as I desperately tried to find the zipper of the suit. My mind was frantic as I searched.

“No…. point.” She groaned as she extended her arm towards me. I grabbed the soft material and looked at her.

“No, no, no don’t say that Lily. I got you into this mess. I’m not going to let you die in here.” I said

“Justin…behind you.” She muttered as she stared into my eyes, and suddenly I could tell her eyes were no longer seeing. They were blank, and her head slumped over to the side.

“No, dammit!” I yelled as I slammed my fist into a shelf. Mascot heads rolled off onto the already cluttered floor. “Wait, behind me?” I realized and I turned around. There in front of me stood a hollow suit, towering over me. It was a Sparky costume. It’s same painted smile I had become so accustomed to over the summer was now staring blankly into my eyes. The multicolored suit it wore was faded and torn. Then the suit began to talk.

“Hello, Justin,” the suit said, “ Do you want to see a magic trick?” The suit took a step closer and extended out its hand to me. Claws had begun to sprout from the fingers of the gloves it was wearing. Suddenly the creature lunged forward and reached for Lily’s lifeless body, still trapped inside of the suit.

“I’m going to make her head come off.” The creature’s terrible, raspy voice echoed in the small room. A horrible ripping sound tore through the air followed by the gushing on blood. Sparky stood staring at me, Lily’s head in his hands as the blood dripped silently on the ground, forming a puddle of blood.

Staring at the decrepit suit I could tell that whatever was inside that suit wasn’t human. Sparky lunged at me, screaming as he slashed at my torso. Blood leaked from the fresh wound as I grabbed my side to stop the bleeding and ran. I kicked the door open and the rusted metal finally gave away as it fell to the ground with a thud. My feet carried me as I raced through the pitch black tunnels, as I powered on Lily’s flashlight I had picked up in the costume room. The light flickered on and I tried desperately in my head to remember the tunnel’s patterns.

I could hear the creature behind me, the soft yet heavy thud of the costumes feet echoed close behind me. Water splashed onto my jeans and shirt leaving me soaked. I turned down a side tunnel and kept sprinting, but my stamina was decreasing fast. I could feel myself losing speed, the costumes footsteps growing louder and louder by the second. I killed the light on the flashlight and ducked in between two pipes off to the side of the wall. I wedged myself in between them and closed my eyes as I counted the seconds. I had never been a very religious person, but I prayed to God that somehow the creature wouldn’t find me here. I could hear its staggered breathing as I held my breath to keep silent. It walked directly past me, and I could smell a foul rotting smell as it passed.

I waited a few minutes before standing up and booking it the opposite direction of Sparky. My chest burned as my lungs screamed for oxygen. The fading light of my flashlight illuminated the dark tunnel. My legs ached as I made the final stretch towards the exit door. I crashed into it and fell to the ground as I slammed my fists against the door.

Suddenly I could hear the pounding of the mascot’s footsteps again as I began kicking with every ounce of strength in my body. Finally the door busted open, and the chain that locked it from the outside had broken and fallen. I made it out and immediately closed the door behind me, sticking a piece of rebar in the handle to hold it in place. I was by the Sky Screamer ride. Thank God I knew the place as well as I did, if I hadn’t I may not have been able to escape. I immediately located the nearest exit gate and booked it, hearing the door behind me finally give way to the superhuman strength of whatever was inside that suit.

I made it to the fence and began to climb, the creature still pursuing me closely. Just as I was about to swing my second foot over the fence I felt a cold hand clamp my ankle. I looked down and looked into the suit’s hollow eyes. There was something inside, two glowing white lights, small and faint in the eye sockets. I could see the outline of the creature’s skull, matte black and hideously deformed. I kicked desperately as the creature tugged at my leg and clamped its jaw around my foot. Pain shot through me as I lifted the flashlight and shined it directly into the creature’s eyes. The light seemed to blind it and it lost its grip, falling hard onto the pavement.

I fell onto the other side, finally free from the park and struggled to pick myself up. I limped with my bleeding foot, trying my best to get the hell away from the creature. It stood there, frozen in time trapped within the confines of the amusement park, staring. Its hollow eyes never left mine as I struggled to get away. With each step I took, pain rocketed through my body but I knew if I stopped it would catch me.

Finally I made it to my car and unlocked it. It was a miracle that my keys had stayed in my pocket the entire time. I drove home in silence trying to process the hell that I had just been through. I had led Lily to her death, the guilt was festering inside me, eating me alive. To this day, I still don’t think I’m over it. That’s the kind of thing that stays with you for the rest of your life.

Inside my room I kept reliving the night’s events. None of it made sense. I had to expose the park, but I had to do so in a way that didn’t incriminate myself. The police surely wouldn’t believe the truth. That truth being that some form of creature had been using the park as its own personal hunting grounds. And the fact that the company had known about it, and had let it feed on the youth of our town.

I knew that when the police searched it, the only DNA that would be found inside those damn tunnels would be my own, incriminating me as the killer. Unfortunately for me, I had no time to prepare a cover story. Within two days, Lily was officially declared a missing person. Search parties began looking for her, but I couldn’t bear to join them. The guilt was still there, eating me alive as I tried to think of a way to fix the nightmare that I was still trapped in.

After a week of listening to the search efforts, I decided that I didn’t want Lily to die in vain. I wanted her family to have closure. So I joined the search party and told them that Lily had mentioned something about needing to go back to retrieve some personal effects she had forgotten in the park. The police decided that they would have to investigate this lead alone as it was private property. Without any of the company’s members being anywhere to be seen, there was no resistance when they arrived. They swept the entire place, finding the tunnels only at the last minute.

After the raid the officers seemed vacant as they came out. They refused to answer questions and immediately went back to the station to report their findings. The only thing they released to the public was that the bodies had been found, and that the families had been notified of the details. Every family of the missing packed up and moved almost instantly, leaving the town in a panic. No one knew what was in that police file, and looking back I think it would’ve been better if it would’ve remained confidential.

I couldn’t rest however, so during the late hours of the night, only a week after the investigation I found myself standing outside of the police station with a crowbar in my hand. It only took a few swings to bust the lock off of the wooden door so that I could make my way inside. I was quick as I scanned through hundreds of different case files all lined alphabetically in the cabinet. It only took me a brief moment to find a file with the label “Sparky’s Massacre”. I looked inside only to find Polaroid photos of the missing children, mutilated. It was even worse than I had seen in the costume room. Two of the children, Alice and Gregory, were so badly bludgeoned that their faces were unrecognizable to the photos that had been in the newspaper.

I stumbled back in shock. A photo of Lily’s severed head laying in a puddle of blood was the last photo in the file. I nearly vomited at the sight of my deceased friend. I raised my camera and took photos of the Polaroids and the written document. It was a stupid decision but I reasoned that everyone should know the truth, as the newspaper had never clarified a cause of death. I left the police station in a hurry as I sprinted my way down the block to the newspaper office. I left my photos in the drop box and left in a hurry, making sure not to be seen.

I guess the editor at the paper found my photos, as the next day those photos were on every tabloid in town. The townspeople grew angry, angry at the corruption that had claimed the lives of so many innocent people. The mayor was forced to step down, but no matter who would take the mantle, it was clear that the damage done was irreversible. Our town’s image had been forever stained by the atrocities committed.

That was almost ten years ago now. I came back to visit my parents, and I’m currently staying in my childhood. To be honest I had almost forgotten about everything, until I found that damn plushie at the back of my closet. It was still in perfect condition, not a single tear to be seen. But when I inspected it closer the next day, that’s when I noticed the changes. The plushie reeked of death, and I swear it winked at me. I tried throwing it away but it keeps coming back. Then today the plushie was holding a watch. The face slowly counting down the hours until midnight tonight. I know that when the countdown hits zero, I won’t have much longer to live. That’s why I’m writing this now on my father’s typewriter while listening to the monotone clicking of the watch. It still remembers who I am, and it won’t rest until it kills me.

Credit : WillFable

Advertisements

Copyright Statement: Unless explicitly stated, all stories published on Creepypasta.com are the property of (and under copyright to) their respective authors, and may not be narrated or performed under any circumstance.

Deja un comentario