Huggy – Creepypasta


Huggy

¡Comparte este creepypasta en las redes sociales!

???? Publicado el 17 de marzo de 2020

Escrito por Shannon Higdon

Tiempo estimado de lectura 29 minutos

"¡Maldita sea! ¿Es eso lo que creo que es? "Los ojos de Brandon se abrieron en platillos y, aunque estaba lleno de ira implacable hacia su hermano mayor hace solo unas horas, Michael no pudo evitarlo. sonreír y asentir ante la reacción esperada. Incluso con todo lo que había sucedido más temprano en el día, todavía no pudo evitar mostrar su nuevo hallazgo. cuando fue tan notable y como …rudo… Como era. Algunos hábitos serían más difíciles de romper que otros. Además, había asumido que en algún lugar en el fondo de su mente, era posible que algo como esto fuera lo que los hermanos que se alejaban para recuperar algo de lo que se había perdido entre ellos.

"¡Es jodidamente increíble! ¿Dónde demonios lo encontraste? Quiero decir …" el niño mayor sacudió la cabeza con un poco de incredulidad ", como OMG. en realidad lo que podría estar vivo … "La palabra colgaba de la punta de la lengua de Brandon cuando la criatura de pesadilla que admiraban de repente cobró vida y salió de su lugar en el suelo junto al La cama de Michael en lo oculto. La oscuridad del armario del dormitorio. Su sonrisa se evaporó rápidamente y fue reemplazada por la expresión "Creo que me estoy cagando en los pantalones" que Michael había esperado secretamente desde el inicio.

Obviamente Brandon tenía los mismos pensamientos cuando lo vio por primera vez como Michael. Sin embargo, una vez que se detectan estos primeros movimientos, esta impresión inicial de pensar que era una especie de réplica elaborada de látex o incluso un accesorio de película real, es filmado directamente en el infierno.

"Es … es …" tartamudeó, luchando por comprender la fluidez increíblemente realista de la cosa y la forma en que su cola de 20 pulgadas azotaba el aire detrás de ella antes de desaparecer de la vista. Bajándose en la silla de oficina de Michael para no caerse, se aclara la garganta y finalmente termina la pregunta, sin mirar por la puerta del armario entreabierta. "Acaso …animatronic? "

Una vez que finalmente se obligó a mirar a su hermano menor en busca de una respuesta, la sonrisa de Michael solo se ensanchó, estirando sus delgadas mejillas hasta sus límites. Él negó con la cabeza "no", claramente emocionado de compartir este momento con su hermano mayor. Brandon, sin embargo, tomó su revelación deliberada y juguetona de información como una torpeza innecesaria y, como era a menudo el caso, rápidamente se molestó, incluso si aún recordaba Una época en la que consideraba divertidas las travesuras de su hermano.

* * * * * *

Hay una dicotomía interesante entre hermanos y hermanas separados por exactamente tres años, especialmente los hermanos. Obviamente, la personalidad y la educación pueden jugar un papel en las direcciones opuestas de estas asociaciones; y, por supuesto, no hace falta decir que siempre hay excepciones. Cada vínculo familiar es su propio animal único … pero, en su mayor parte, generalmente hay dos caminos principales que toman estas relaciones, y la pubertad es casi siempre el catalizador de los cambios más dramáticos. Si esto va en la dirección de la separación del anciano en un acosador autoritario y antagónico, en lugar de actuar como un mentor protector, esto puede ser particularmente difícil para el hermano menor. Especialmente si los dos alguna vez estuvieron tan cerca como Brandon y Michael Knight habían estado en sus años más jóvenes de desarrollo.

Hubo un tiempo, siete años completos, de hecho, cuando los hermanos eran casi inseparables. Atados por su amor por los Mets de Nueva York, los autos de juguete "Hot Wheels" y todo lo relacionado con la ciencia ficción o el horror, los padres llamaron cariñosamente a sus padres como sus "gemelos siameses". Luego, cuando Brandon cumplió 13 años y Michael cumplió 10, las cosas comenzaron a cambiar. Las diferencias fueron sutiles al principio, casi indistinguibles. Cosas como elegir hablar por teléfono con amigos de la escuela en lugar de ver la trilogía original de "Star Wars" por enésima vez. O decida omitir su concurso regular de Whiffle-Ball en el patio trasero a favor del "tiempo mío", solo en su habitación con el último número de trajes de baño de Sports Illustrated.

Estas fueron ofensas perdonables para Michael. Era obvio que su hermano mayor había sufrido cambios físicos desafortunados, entre los que se destacaban las peleas diarias con zits y una voz que seguía queriendo volar en el suelo sin ninguna buena razón. Recordaba sentir lástima por Brandon … así como una buena parte del temor preocupante. No parecía algo particularmente interesante de esperar.

Sin embargo, durante los siguientes tres años, las transgresiones se volvieron mucho menos graciosas; y, por mucho que odiara admitirlo, el hecho inevitable era que su hermano mayor, a quien había idolatrado durante la mayor parte de su joven vida, se convirtió en un "imbécil" absoluto. Desafortunadamente, todas las maravillosas cualidades que Brandon había exudado diariamente durante tanto tiempo fueron rápidamente estranguladas. Para cuando el mayor de los dos recibió el Hyundai Sonata 2007 maltratado y azul por su decimosexto cumpleaños, el Brandon Knight que Michael siempre supo que podría ser declarado oficialmente muerto. En su lugar, un imbécil egoísta y absorto en el sexo se había instalado en el dormitorio al otro lado del pasillo. Que ahora incluía un letrero que decía: "¡No entres! ¡Eso significa que tú, Twerp! "

Como era de esperar, Michael lloró la pérdida de su verdadero hermano por un período de tiempo apropiado. Lo que resultó ser, siempre y cuando finalmente lo llevó a perder la paciencia con ser acosado constantemente. Finalmente, el dolor fue reemplazado por la aceptación … luego la irritación … luego una dosis bastante buena de animosidad. Verá, tan triste como fue para sus padres, hizo un pequeño baile de celebración cada vez que Brandon salía de la casa en su auto "nuevo para él" que ya había sido apodado, más equivocadamente. Shaggin 'Wagon'. Michael estaba bastante seguro, dada la continua guerra contra el acné de su hermano, de que ninguna chica, incluso consciente de su estatus social, escalaría la Sonata con él. Sin mencionar que permite que se produzca cualquier "shaggin".

No fue realmente importante. El auto de Brandon estaba bastante loco. La única vez que tuvo algo que ver con el vehículo fue cuando Brandon se vio obligado a conducir a su hermano menor todos los días a la escuela. Inicialmente, la demanda fue satisfecha por una resistencia sustancial de los dos niños. Después de todo, Michael era un estudiante de primer año en su escuela secundaria conjunta; y verlo todos los días en el auto de Brandon junto a sus compañeros no haría nada para mejorar la reputación del estudiante de tercer grado. O "credibilidad callejera", como dijo el adolescente mayor, causando las risas bastante cálidas de sus padres.

Incluso Michael se opuso a la solicitud, si no hubiera sido por otra razón que hubiera preferido tomar el viaje en autobús de cuarenta minutos con el suyo amigos todos los días en lugar de pasar la mitad de ese tiempo soportando el silencio helado de su hermano … o peor … el acoso incesante que ocurría en los días frecuentes cuando estaba de mal humor. Desafortunadamente para ambos, y a pesar de sus mejores argumentos, su madre no escuchó nada al respecto; y, al final, todos en la familia Knight sabían que la palabra de mamá era la ley con poca o ninguna posibilidad de cambios futuros.

* * * * * *

"¡Maldita sea Mikey!" él ladró. "Esto obviamente no es un juguete. Parece real como el infierno … lo que significa que alguien que ha gastado mucho dinero lo va a buscar. ¡Más vale que me digas dónde demonios lo conseguiste antes de encontrarte en un mundo difícil con mamá y papá!

Michael no había previsto la explosión de su hermano, aunque probablemente debería haberlo hecho, y esto provocó dos pensamientos inmediatos … que se guardó para sí mismo. Su primera reacción fue que Brandon tenía muchos nervios para amenazar con "problemas con mamá y papá" después de la mierda que dibujó hoy en la escuela. Apenas estaba en condiciones de sugerir llevar los asuntos a la máxima autoridad para la intervención de los padres.

El segundo pensamiento arrastró solo al primero en una fracción de segundo y probablemente reflejó con mayor precisión la personalidad del niño. Era, simplemente, que su hermano mayor simplemente no entendía la magnitud de lo que estaba sucediendo. Brandon siempre miraba la situación a través de la lente del pensamiento racional cuando, de hecho, ese momento particular exigía exactamente lo contrario. Sin embargo, era perfectamente comprensible. Michael estaba en el mismo bote hace solo 90 minutos, por lo que estaba casi seguro de que su hermano también cambiaría su tono lo suficientemente pronto.

Tenía la confianza suficiente, de todos modos, para resistir el impulso de sofocar los gritos de Brandon con un rápido flujo de información, optando por continuar la lenta revelación que había repetido. en su mente durante los últimos 15 minutos. Hubo unos segundos cuando temió que la actitud intensamente grosera de su hermano arruinara una vez más una presentación meticulosamente construida. En el fondo, sin embargo, sabía que era un momento único en su vida que era demasiado genial para dejarlo pasar sin un cierto grado de fanfarria y puesta en escena. Además, la mayoría de las veces era que tenía un control incondicional sobre la capacidad de atención de Brandon, a pesar de que los ojos de su hermano se movían de un lado a otro entre él y el lugar donde La cosa se había ido en el armario.

Sin dejar que la sonrisa de oreja a oreja se desvaneciera, Michael palmeó el lugar al lado de donde estaba sentado en la cama, enviando una invitación tácita a su hermano que Se une a él al pie del colchón. Obviamente, menos que encantado, tardó varios segundos en inculcar la curiosidad del niño mayor para superar su escepticismo y su desprecio general por haber aceptado. todo La petición de Michael. El ceño semipermanente que llevaba cuando se mudó, así como el largo suspiro dramático que soltó después de tomar el nuevo asiento, al menos sugirió. Por lo que Michael podía ver, estaba haciendo todo lo que estaba en su poder para arruinar el momento sin evaporarlo por completo.

Por una vez, no importó. No podía imaginar que hubiera algo que Brandon pudiera decir o hacer que pudiera penetrar su euforia personal o suavizar el zumbido que crepitaba en el aire a su alrededor. ellos. Si su hermano hubiera sabido lo que había hecho, el niño tendría una actitud muy diferente y espero que aquí demasiado tiempo, se diera cuenta de que Michael: había Realmente mágico en el mundo. No la mierda, el tipo de parque de atracciones de Harry Potter tampoco; pero real magia … honesta con amabilidad "más allá de los límites de la realidad contemporánea" magia. Podía ver evidencia definitiva e inequívoca de que este era el caso justo dentro de su armario oscuro al lado de sus calcetines sucios y sus zapatos deportivos. Se balanceaba hacia adelante y hacia atrás como una horrible sombra arácnida.

* * * * * *

El martes que cambiaría para siempre el curso de sus vidas, Brandon estaba inusualmente malhumorado, dándole a Michael grandes cantidades de mierda todo el día. Incluso llega a golpear a su hermano pequeño tres veces mientras pasa por el pasillo entre clases. Cuando la escuela tocó el último timbre del día, Michael no tenía ganas de encontrarse con su hermano en el estacionamiento. Tanto es así que, incluso con las advertencias futuras de su madre que resonaron en su mente, todavía estaba muy inclinado a desobedecer sus órdenes. Si solo por hoy.

A menudo tomaba una siesta cuando los niños llegaban a casa de la escuela, por lo que siempre existía la posibilidad de que ni siquiera se enterara. Si lo hiciera, ¿cuánto peor podría ser? Nadie quería incurrir en la ira de Shelia Knight …nadie. Sin embargo, en este raro caso, tratar con su madre enojada parecía ser un resultado más deseable que tener que pasar más de veinte minutos atrapado cerca de la porquería conocida oficialmente como su "hermano mayor".

El dilema le proporcionó a Michael uno de los debates internos más frenéticos que había tenido en mucho tiempo mientras se tambaleaba en la línea pintada que separaba la pasarela de cemento del estacionamiento de asfalto. Para la mayoría de los miembros de la familia, él era un "buen chico". El desafío deliberado no era realmente su modus operandi y simplemente al considerar la posibilidad de violar una "ley madre" incrustada en piedra, pequeñas colmenas casi indetectables brotaban de la parte posterior de su cuello. Aún así, la necesidad de liberarse de su hermano en el futuro inmediato inmediato fue lo suficientemente fuerte como para evitar que cometiera un solo pie en una porción de superficie negra.

Tan absorto en la idea de ser el "chico malo" por una vez, y de alguna manera encontrando el coraje necesario para alcanzar tal objetivo, Michael se sorprendió por completo cuando Brandon vino detrás de él. Con su nuevo mejor amigo "Randy" a cuestas, Brandon reconoció que su hermano era ajeno a su entorno, perdido en sus propios pensamientos; y los niños mayores aprovecharon la oportunidad para satisfacer su propio sentido del humor cruel. Michael, en un punto profundamente absorto por un poco de búsqueda personal del alma, fue violentamente devuelto a la realidad en el siguiente por el "Double Pantsing" raramente logrado y perfectamente sincronizado.

Normalmente, cuando un objetivo es "Pantalones", tienen tiempo de reaccionar con suficiente velocidad para asegurarse de que el instigador del relleno apenas vaya más allá de una capa superior hasta las rodillas para revelar el La ropa interior de la víctima para el público en general. En este caso, sin embargo, Michael no prestó absolutamente ninguna atención, lograron la hazaña casi imposible. Con un tirón firme, Randy tenía los pantalones cortos de color caqui de Michael en sus zapatillas de tenis; y, antes de darse cuenta de un escalofrío, Brandon lo había seguido pellizcando los costados de sus "blancos apretados" y haciéndolos poner de pie también.

* * * * * *

"¿Estas listo?" Michael finalmente preguntó después de que todos los gemidos y suspiros de Brandon se hubieran calmado lo suficiente como para hacerlo. El niño mayor estaba claramente descontento con el papel sumiso que tenía que jugar, pero el abrumador deseo de saber exactamente qué estaba jugando su hermano lo mantuvo en su lugar. Eso, y la sonrisa algo inquietante que se negó a abandonar la cara del niño.

"Haz lo que ya vas a hacer", fue lo mejor que Michael iba a conseguir; y, después de un rápido guiño que realmente penetró en la piel de Brandon, volvió su atención a la cosa en el armario.

"No hagas movimientos bruscos", sugirió sin mirar a su hermano. El niño mayor respondió con un burlón "pthhh", que se sintió obligatorio en el mejor de los casos. Cuando frenó los comentarios adicionales que normalmente habrían seguido, estaba claro que estaba completamente enganchado a la línea. Ahora era el momento de que Michael terminara.

"Está bien … se ha ido". El niño más joven se aclaró la garganta una vez y luego, golpeándose las rodillas con ambas manos, llamó al armario con el tipo de voz cantada que generalmente se reserva para niños pequeños o mascotas queridas. "¡Huuuugggyyy! ¡Oh, señor Huuuugggyyy! Estoy bien, amigo. Ven a verme Huggy. "Podía oír una risa sarcástica de su hermano, pero solo duró hasta el punto en que la primera pierna articulada y aclamada lentamente apareció a la vista.

"Aquí está mi Huggy Boy", arrulló Michael. "Qué buen chico eres". Vamos ahora … ven a ver a papá. Al primer paso se unió otro … y luego otro … y luego otro. Saliendo lentamente del armario a un ritmo mucho más vacilante que cuando se había escapado, la cosa se dejó exponer una vez más. Parado a casi un pie y medio del suelo sobre ocho patas de arácnido, la parte principal de su cuerpo y la larga cola en forma de látigo unida a ella parecía una larga médula espinal. No había rasgos faciales per se, solo dos bolsas planas atadas a los costados detrás de las piernas y una boca abierta en la parte inferior.

La última característica no era la que Brandon aún podía ver con sus ojos … pero aún sabía que estaba allí. Era una criatura tan extraña y extraña como uno podría imaginar y, claramente, no de este mundo. A pesar de esto, Brandon sabía exactamente lo que era. Ambos lo hicieron. De hecho, probablemente fue justo decir que una parte significativa del público en general también reconocería a la criatura aterradora.

Mientras que los padres de los niños Knight habían sido estrictos con muchas cosas durante su infancia, una de las cosas que parecían eludirlos, irónicamente, era el consumo de medios de sus hijos. Cómics, TV, películas …el internet… Todos han mantenido un estado bastante no regulado. Las restricciones con las que sus compañeros se vieron obligados a vivir les hicieron muy conscientes del grado inusual de libertad que les había sido otorgado y esto les impidió probar demasiado los límites, lo que ayudó a mantener este status quo.

Debido a esto, ambos eran muy jóvenes la primera vez que vieron la ciencia ficción de Ridley Scott, la obra maestra de terror, "Alien". Dando una impresión indeleble en ambos, fue una de esas películas que definieron el gusto y condujeron a un mundo completamente nuevo de posibilidades de entretenimiento. Las películas en el espacio habían sido su favorito absoluto hasta entonces, y sabían que habían sacado tanto de la portada del DVD que llevó a la decisión de verlo. Sin embargo, no tenían idea de qué era más allá de esta imagen vaga y resultó ser una especie de revelación ya que ninguno de ellos sabía cuánto les gustaba tener miedo a la mierda viva.

Cada año lo volvieron a ver, generalmente alrededor de Halloween, y ambos acordaron que era uno de sus favoritos de todos los tiempos. Por esta razón, con las muchas secuelas, precuelas y contribuciones multimedia adicionales al mito, pudieron reconocer fácilmente la monstruosidad originalmente nacida en la mente enferma del artista H.R. Giger. La colección terriblemente perturbadora de características artificiales que redujo lentamente la distancia entre ellas era lo que con mayor frecuencia se llamaba "Facehugger".

Cualquiera que esté familiarizado con las películas sabía que la desagradable bestia araña / escorpión era solo una etapa larval para algo mucho, mucho peor Aunque, francamente, el Facehugger seguía siendo un trabajo bastante desagradable por derecho propio. Al menos ese fue el caso en el mundo ficticio en el que existió hasta entonces. Sin embargo, el que cuidadosamente se levantó de la cama junto a Michael no parecía exudar la misma sensación de violencia frenética que su especie era particularmente conocida.

Huggy, después de levantar su última pierna de la colchoneta, se detuvo junto a Michael por un momento para balancearse de un lado a otro. El movimiento simplista representaba una amenaza para Brandon y esperaba que el Facehugger corriera hacia su cabeza cuando terminara su inquietante baile. En cambio, se arrastró suavemente sobre el regazo de su hermano, se encontró liberando un suspiro de alivio reflexivo, solo dándose cuenta de que había aguantado la respiración mientras esperaba el inevitable golpe del cosa Mientras que la parte racional de su cerebro sabía muy bien que lo que estaba viendo no podía Siendo lo que parecía, siempre era difícil separar el miedo profundamente arraigado de un demonio espacial inexistente del facsímil increíblemente realista a su lado.

El Facehugger giró tres pequeños círculos en forma de gato en el regazo de Michael antes de doblar las piernas y envolver la cola alrededor de su "cuerpo", y se sentó. Tan monumentalmente irrelevante como debería haber sido el concepto, Brandon tuvo que admitir que sus acciones fueron bastante lindas, si no un poco dulces; pero, de nuevo, estos fueron atributos que se aplicaron a una criatura viva y sensible. Lo que la cosa en el regazo de su hermano no era absolutamente. Obviamente, Michael se había tragado la píldora roja de esta y estaba convencido de que su nueva mascota era una imposibilidad biológica viva. De nuevo … seguía siendo solo un niño; No como Brandon, que ya tenía que afeitarse una vez por semana. Todavía no había tenido la oportunidad de ver cómo funcionaba el mundo real. ¿Qué más podemos esperar de él?

"Dónde …" Brandon finalmente forzó una palabra a través de su garganta ahora repentinamente seca. "¿Dónde encontraste esta cosa?" Después de un rato, su hermano levantó la vista del extraño que descansaba sobre sus muslos, la sonrisa aún perfectamente intacta, sus ojos muy abiertos y brillantes.

"Es genial, ¿no?"

"Sí", el niño mayor se vio obligado a aceptar. "Es increíble. Nunca he visto algo así. Debe haber costado una fortuna". Hizo una pausa antes de presionar la pregunta, esta vez un poco más dura. "¿De dónde lo sacaste?"

Michael rompió la intensa mirada de su hermano y volvió a admirar al Facehugger. Fue solo después de varios segundos de silencio que finalmente respondió.

"Lo encontré donde un drenaje pluvial se vaciaba en una corriente".

"¿Qué cala?" Brandon preguntó, sin darle la oportunidad de continuar sin interrupción. Era más o menos el flujo de todas sus conversaciones en estos días.

"El del otro lado de la subdivisión de Hammermill. Ya sabes … el camino de regreso. "

"¿Por qué demonios estabas allí?"

Mientras seguía mirando a Huggy, solo porque no podía obligarse a mirar a su hermano, Michael no estaba seguro de cómo responder. Lo último que quería hacer era enojar a Brandon y eso era una preocupación legítima dado que los derechos de propiedad de Shaggin Wagon dependían de la capacidad del niño mayor para llevar a su hermano pequeño a la casa. escuela todos los días … y mantenerlo seguro en el proceso. Por otra parte, la única razón por la que Michael estaba allí, en primer lugar, se debía a Brandon y al comportamiento atroz de su pequeño adulador en el estacionamiento de la escuela. Si alguien tenía derecho a enojarse …Era el. Con eso en mente, decidió responder honestamente.

"Estaba tratando de evitar verte de nuevo con Randy".

Anticipándose a otra explosión de rutina, esperó un momento; pero todo lo que Brandon tenía que decir al respecto fue: "Oh", así que decidió terminar la historia relativamente anti-climática.

"¿Conoces el desagüe en el extremo norte … donde vimos estos conejos esta vez?" Brandon asintió, lo que percibió periféricamente y significaba "sí". "Esta rejilla metálica estaba doblada hacia afuera. Como si alguien quisiera arrebatarlo pero no pudo. No sé.

De todos modos … la cola de Huggy estaba algo atascada. Simplemente se estaba volviendo loco … dándose la vuelta y colapsando y chillando … pero no podía sacarlo, sin importar qué. Al principio me di cuenta de que estaba atrapado … pero realmente no podía ver qué Fue hasta que me acerqué. ¡Lo que ciertamente no haría si él no quisiera! "Michael se rió de su propia cobardía declarada.

"Cuando finalmente me acerqué lo suficiente como para que Huggy me viera …" Se detuvo, inseguro del lenguaje anatómico, antes de volver a evaluar. "Bueno, ya sabes … lo suficientemente cerca como para que él pueda decir que estuve allí". Dejó de volverse loco, se calmó y comenzó a hacer ese nuevo ruido. Realmente no sé cómo describirlo. No sé; tal vez un poco como cuando un perro gime … pero mucho, mucho …extraño. No sonaba como algo que había escuchado antes … pero sabía que esa era la forma en que Huggy me pidió ayuda. "

"Debes estar bromeando," Brandon interrumpió de nuevo. "Te conozco, Skid-mark. Tienes miedo de tu propia sombra. "Se burló burlonamente". El mes pasado, lloraste a mamá y papá porque el arbusto afuera de tu ventana sonaba como garras rascando el vidrio por la noche. Mamá le pidió a papá que lo cortara al día siguiente. Recuerda? "

El lo recordaba.

"Mira … no puedo explicarlo. Fue solo un sentimiento. Como una especie de enlace instantáneo. Sabía que necesitaba mi ayuda … y lo sabía # 39; no me haría daño ".

"Ese no fue el caso", corrigió su hermano Brandon. Lo cual era irónico ya que, técnicamente, Michael era quien solía dar la tutoría.

"No importa. El hecho es que solté la cola de Huggy … y él no saltó sobre mi cara y comenzó a bombear un montón de bebés espaciales en mi barriga. En cambio, él comenzó a frotarme, muy suave. Luego, cuando intenté irme, comenzó a seguirme a mi lado como un perro. Cuando regresé en la calle, le pregunté a Huggy si quería que me lo pusiera, saltó a mis brazos y se metió debajo de mi abrigo para esconderse. Juro que entendió exactamente qué que le dije

Durante todo el camino a casa, mantuvo su cola envuelta alrededor de mi cintura y sus piernas estaban de pie a mi lado … pero no me dolió un poco. Es realmente super agradable … y super inteligente también, creo. Probablemente el último de su tipo. "

"Mikey". El tono de Brandon había cambiado por algo que Michael no había escuchado en mucho tiempo. Difícil de precisar, casi parecía "compasión". "Mikey, mírame".

El más joven se obligó a encontrarse con la mirada de su hermano.

"Sabes que no es un animal real …derecha? "Quiero decir, no me malinterpretes. Realmente hiciste bien en traerlo a casa como lo hiciste. Probablemente sea lo mejor que he visto en mi vida. "Mi vida. Pero … no es real. No está viva. No como el perro del tío Frank o el gato del vecino".

Michael podía ver en los ojos de Brandon que creía lo que decía. Era una píldora difícil de tragar. Sin embargo, solo significaba que era más convincente para hacerlo.

"Míralo, Brand. Míralo bien. "

Los dos hermanos se volvieron hacia el Facehugger y, después de unos momentos, Brandon presionó. "Te dije que me parece increíble. Es muy realista. Lo mismo ocurre con los dinosaurios que vimos en Universal Studios. Esto no quiere decir que sea real. "

"Mira sus maletas". Michael se mantuvo valiente.

"¿Qué quieres decir?"

El más joven señaló las dos bolsas planas que colgaban detrás de las patas traseras de la abominación y, por primera vez, Brandon se dio cuenta de cómo se movían, se hinchaban y se desinflaban ligeramente reconocibles. Michael siguió adelante y lo verbalizó de todos modos.

"El es respirando. "

Por una vez, Brandon no tuvo una respuesta rápida, despectiva u otra; y después de unos segundos, Michael sintió que su pequeña victoria merecía una pequeña burla.

"No hay respuesta para esa, eh? "

"C'est … c'est …" balbutia finalement Brandon. "D'accord, regardez … c'est probablement juste une partie de la machine. Tu sais? C'est comme, construit pour ressembler à de la respiration. Donc… ça ne veut rien dire. Ce n'est certainement pas une preuve de vie. "

Aucun d'eux n'a dit un autre mot pendant une minute et demie alors qu'ils réfléchissaient chacun au mystère qui les attendait, chacun à sa manière. C'est Brandon qui a finalement rompu le silence lorsque, après avoir fouillé dans la poche de son manteau et sorti un couteau de l'armée suisse, il a déclaré: «Il n'y a vraiment qu'une seule façon de régler cela. Nous devons l'ouvrir. "

* * * * * *

Il a fallu encore une seconde complète, et le rire caquetant de Sarah McClain, pour que la réalisation complète prenne possession qu'il était entièrement exposé devant un grand nombre de ses camarades de classe … son femelle camarades de classe. Pour aggraver les choses, l'air était vif et il venait de penser à son maman; donc, il ne représentait pas vraiment bien. Non pas qu'à 13 ans, il y avait une tonne de progrès à faire mais, à tout le moins, Jenny Campbell n'aurait peut-être pas crié: «Ça ressemble à un haricot!»

Le visage rougissant, l'estomac bougeant, Michael laissa tomber ses livres et réclama ses sous-vêtements Fruit-of-the-Loom. Des papiers et des dossiers renversés ont commencé à se disperser dans le vent et, dans un effort malavisé pour saisir les devoirs d'une main tout en essayant de remettre ses sous-vêtements en place de l'autre, il a perdu l'équilibre. Trébucher sur son propre short et s'étendre dans une position peu flatteuse sur le sol a envoyé le groupe de plus en plus constant de ses pairs dans l'hystérie. Personne, y compris Brandon, n'a levé un doigt pour l'aider. Il n'y avait que des rires, des pointages et l'œil qui voit tout de plusieurs smartphones a enregistré le moment de la postérité sous plusieurs angles cinématographiques.

Même s'il était allongé là à mordre les larmes et à travailler pour ramener son short là où il était censé être, il savait que la scène entière serait sur YouTube et Facebook au moment où il rentrerait, soigneusement édité et mis sur une bande sonore de bande dessinée. C'était le genre de farce monumentale et d'embarras qui aurait vécu dans l'infamie par le seul bouche à oreille. Le fait qu'il soit si public et si bien documenté ne ferait qu'intensifier l'attention qu'il recevrait, et Michael pouvait se voir passer au cours des dix prochaines années aussi peu qu'un mème Internet parlant et marchant.

Honnêtement, c'est le genre de chose sur laquelle beaucoup de gens se sont suicidés. Bien que, dans ce moment d'abaissement mortifère, les pensées de Michael étaient plus axées sur le meurtre de Brandon que sur lui-même. C'était, sans aucun doute, un nouveau plus bas pour son frère et quand il leva les yeux de son endroit par terre pour voir le ricanement sur le visage rieur de Brandon, c'était trop. Les larmes ont finalement coulé… bien que ce soit la «rage» qui a finalement brisé les conduits.

Il lui a fallu encore une minute pour rassembler ses affaires balayées par le vent… sans aide bien sûr… avant qu'il ne puisse enfin fuir le lieu du crime; mais, une fois que ses jambes minces ont commencé à l'emporter, il n'a jamais regardé en arrière. Il n'y avait aucun moyen en enfer qu'il rentrait chez lui avec ce salaud maintenant. Si maman s'énervait, alors il était à peu près sûr qu'il aurait une histoire qui renverserait la colère de sa colère dans une autre direction. Normalement, et malgré certains de ses délits les plus graves, Michael n'était pas du genre à avoir harcelé son frère. Ils avaient conclu un pacte «sans bavardage» lorsque Michael avait cinq ans et Brandon en avait huit et, pour une putain de raison, Michael s'était senti obligé de continuer à honorer l'accord. Aujourd'hui, cependant, le dernier lambeau d'un lien de fratrie a été réduit, et il n'a plus de sens des obligations envers son frère.

Cela ne veut pas dire qu'il appréciait l'idée d'être un rat sur le principe général. Certes, si sa mère lui avait demandé à ce moment-là, Michael n'aurait rien retenu… probablement en l'envoyant sur la page Web où elle pourrait également regarder la transgression. Cela dit, le retour à la maison prendrait un peu plus de deux heures et il était assez intelligent pour savoir qu'il pourrait se sentir différent une fois qu'il aurait eu l'occasion de se calmer. Le pardon était définitivement hors de question, mais ne pas être vendu dans le ruisseau à maman et papa était toujours dans le domaine des possibilités.

Une fois qu'il a franchi les deux premiers blocs, il pouvait aller à pied de deux façons pour rentrer chez lui. Il y avait la route principale qui collait aux trottoirs et aux routes qu'il connaissait bien. Malheureusement, cette voie le maintiendrait exposé à son frère qui, sans aucun doute, passerait à un moment donné avec Randy sur le siège passager.

Puisqu'il avait eu à peu près toute la brutalité qu'il pouvait tirer de la paire aujourd'hui, Michael a choisi d'aller dans l'autre sens, qui menait à travers une zone largement inhabitée de la petite ville, depuis longtemps récupérée par la nature. While it wasn’t a route he was terribly familiar with, the prospects of becoming lost in the overgrown region were still more desirable than having to deal with his sadistic brother again before being back home where Mom and Dad’s presence acted as a strong deterrent to some of Brandon’s more despicable tendencies. Besides, they had just read “The Road Not Taken” in English class that day and when Frost took the path “less traveled by”, it seemed to work out well enough for him so…perhaps that was a sign.

* * * * * *

“Cut him open?”  Out of all of the suggestions Michael might have anticipated from his brother, “cut it open,” was nowhere on that list.  “Why in the world would you want to do that?”

While it was true that in the last year and a half a small, but still growing, streak of perverse cruelty had begun to cut a groove through the bedrock of Brandon’s developing personality, he hadn’t yet progressed to the point of wanting to harm other living beings.  He had brandished the utility knife on a few occasions before and, unfortunately, it wasn’t the first time he had threatened to use it either.  When push came to shove though, the sixteen-year-old was all talk…and Michael knew it too.  In this particular instance, however, there was nothing in his face or tone that suggested anything but complete seriousness.

“To prove a point…obviously. " Michael’s face twisted into anguished confusion, clearly signifying the need for elaboration. “Look,” his brother continued, a bit softer this time, “I’m not saying we got give it a full autopsy. Just a little cut on its tail…or one of those sacs on the sides. If it’s like I say it is then there’ll be gears and computer chips and all that kind of robot stuff.” He paused to fight off the involuntary smirk. “On the other hand…if it’s like you say, and Huggy is really a real Facehugger, then it’ll have acid for blood, which will eat right through the floor.

Either way,” this time he was unable to keep from smiling, “it’ll bring a small fortune on eBay.”

Michael looked from Brandon, whose eyes sparkled with the promise of digital dollars, to Huggy, who was resting quietly in his lap; and then back to his brother.  Spine hardening with rigid resolve and taking special care to maintain eye contact, he slowly but firmly let Brandon know exactly what his thoughts were on the subject.

“You ne sont pas going to cut Huggy.  Not on his tail.  Not on his sacs.  Not anywhere.  Also…we are not going to be putting him on eBay.  He’s mine now…and he’s not going anywhere.  This is not up for discussion.”

The older boy’s smile began to falter as he studied his brother’s face and the unprecedented resolution behind it.  This type of conviction was definitely a new development and Brandon was actually a little proud of the kid for finally standing up for himself.  Not enough to allow the defiance to stand, mind you, but still…it was good to know he wasn’t completely without a backbone.  At the very least, knowing that it wouldn’t completely decimate his little brother made what he was about to do a little easier.

“I hate to be the one to have to tell you this, Ratface,” he finally began after several seconds of razor-sharp silence, “but your new little pet doesn’t belong to you anymore.”

Michael shook his head with confused disbelief, hoping that when Brandon expanded on the statement it would take on a different hue; even though, in the pit of his slowly-beginning-to-churn stomach, he new full well what the son-of-a-bitch was going to say.  Regardless, as if going through the motions, he stammered, “Wha…wha…what the hell are you talking about, Brand?”

“Oh, come on now,” Brandon chuckled.  “I thought you were supposed to be the smart one?”  His smirk, which had become a semi-permanent fixture as of late, had returned and Michael wanted nothing more than to slap the smug expression from his face.  Doing crap like this was bad enough but seeing the deliberate pleasure on his face was downright nauseating; and, in that particular moment, the younger of the two brothers had a thought come to mind that he honestly couldn’t remember ever having before. Was Brandon evil?

On the surface the notion seemed ludicrous, but when one began dissecting the facts and comparing them to what most people considered ‘evil’…things weren’t so cut and dry.  There was a fair case to be made that his brother had begun showing all the signs of a future ‘Bad Guy’.  A Michael Myers or Hannibal Lector was probably a stretch, but he could see a Draco Malfoy being well within the realm of possibility.

“But I guess if you wanna’ play dumb, I’ll spell it out for ya.  That thing in your lap…whatever il is…is mine now.  It belongs to me.”  Michael opened his mouth to protest but Brandon raised a finger to his face and cut him off.  “And before you go askin’ ‘why’ and all that bullshit, I’ll tell you.  It’s because I want it…and there’s nothing you can do to stop me from taking it, short of getting your ass kicked so much that I’m too tired to take it right away.”  He paused, the smirk twisting into a sneer.

“And here’s the really beautiful part…you can’t tell Mom and Dad either.  Because, guess what?  You tell on me and I can guarantee that they’ll find that thing and then…bye, bye Huggy. "

Michael could feel the moisture beginning to pool in the corners of his eyes and he bit his tongue to keep the floodgates from opening. Brandon would not see him cry! He could not remember ever hating his brother as much as he did in those passing seconds.

“But if you play nice…and not be a pain-in-the-ass, little douchebag…then you can still see your little buddy.  And nobody needs to know.  Hell, I’ll probably let you keep it in your room half the time or more.  The only real difference is…”  He paused dramatically, before continuing with a noticeably harsher tone; “it belongs to moi now and I can do whatever the fuck I want to with it.  And that includes cutting it open a bit to see what the damn thing’s made of.  You understand, Numbnuts?”

* * * * * *

To get to the clearing with the little creek that made up the largest portion of the “back way”, Michael had to first make his way through nearly 100 yards of a thickly forested region that sat directly behind the dilapidated and mostly deserted Hammermill subdivision.  It wasn’t too rough going though so long as he stayed on the dirt path worn by a thousand short-cuts, which led from the subdivision to the clearing.

At the halfway point, he came upon a cleared-out circle about ten feet wide with several ancient lawn chairs spaced around the remnants of a fire long since extinguished.  There were rusty beer cans littered about the site and an algae-covered cooler that had been turned on its side as a makeshift coffee table.  Most likely it had been a spot for teenagers to hang out and get drunk, or even a campsite for some homeless contingency.  Although, with several vacant houses very close by, the squatters in the area probably had better options.

As it turned out, whatever purpose the little circle was originally devised for, it now had a new one.  It was the perfect location for what Michael had needed most in that moment.  To fling his books and bag to the ground with a thud, lower himself into a rust-covered chair…and bawl like he hadn’t done since he was a small child.  Up to that very moment when he finally allowed the tears to run freely, he had been keeping the mortifying reality of what Brandon had done to him at bay.  He had stumbled away from the school like a soldier from a grenade explosion, shell-shocked and not yet fully aware of just how badly he had been hurt.

Now, in this quiet seclusion where only the trees could judge him, there was time to reflect, time to inspect the damage…and it wasn’t pretty. Brandon’s cruel joke might as well have been an act of war for the PTSD it was going to leave behind, and the brutality of its effect on his psyche was only just coming into view. Surely, the entire school had now been able to view his humiliation. If past experiences were to be considered, then it probably had its own Facebook page as well, along with a link to the YouTube video entitled, “Little Bean-dick Gets Pantsed.”

Getting through his freshman year had been difficult enough for the geeky beanpole of a thirteen-year-old, what with all the unwritten rules of coolness and the impossible to navigate social hierarchy.  Now, however, he might as well see if he can talk his mother into home-schooling.  The thought of having to return to school and all the additional abuse it now promised was too much to process, and just trying to do so was enough to keep the faucets on high.

With his entire 110-pound frame lurching forward on each uncontrollable sob, causing the weather-worn lawn-chair to creak in protest each time, Michael spent nearly forty minutes rocking the chair.  The expression of raw pain was irrepressible now that he had let it free…and he didn’t even try to hold it back.  After the first couple of minutes, it would’ve been impossible to re-cork that bottle anyway.  It was cathartic…to a degree, at least…and he was more than willing to let it run its course, even as his abdomen began to ache from the unintended exercise it was getting.

When, eventually, he did manage to regain his composure, he still spent another fifteen minutes sitting quietly in the little tree-lined sanctuary allowing his simmering cauldron of emotions to slowly shift from glowering self-pity to unadulterated fury, hatred and the desire for revenge.  Everyone that truly knew Michael would openly admit that he was one of the most forgiving people they had encountered; and goodness knows he had forgiven a lot of shit from his brother…especially in recent years.  However, today’s incident was one he couldn’t imagine ever letting go of and the fact that he was picturing, for the first time ever, the way Brandon’s skull might look after a little ‘love tap’ from the “Carlos Beltran” signed baseball bat that hung over his bed only reinforced the notion.

Never in his entire life, had Michael desired to cause pain to another human being.  At least that used to be the case, and he hated Brandon that much more for taking that from him as well.  Something deep inside had snapped and, while it hadn’t been immediately apparent, he was gradually coming to the realization that he wasn’t the same person he was just a few hours ago.  If it came down to it, and the opportunity to hurt Brandon arose…to vraiment hurt him…well, he no longer felt confident that he wouldn’t do so.  Besides, by his estimation…the son-of-a-bitch had earned himself some pain.

* * * * * *

“Please don’t!”  His skin prickled and burned from the blood boiling beneath it and it felt like a thousand fire-ants were crawling through his hair as Michael pleaded with his brother.  Brandon had just taken Huggy’s tail into his left hand while slowly lowering the exposed blade of the pocketknife with his right.  He had stretched the tail of the still resting creature so that if, on the one-in-a-million chance that his crazy little brother was actually right, it did spill acid blood from the incision, then it would just eat through the bed and not either of them.

“You’ll hurt him!”

Michael wasn’t sure he actually believed that.  The species was, at least as far as their fictional lore was concerned, pretty durable; but, at the same time, he had already fully embraced the role of protective caretaker for the creature he had rescued.  Plus, while the bond that had been nearly instantaneously formed between them was quite strong, causing the little guy unnecessary pain or distress could only work to damage it.  It wasn’t a stretch to say that he was already feeling something like ‘love’ for his new pet, and he didn’t want to give Huggy any reason to fear him.

“Please, Brand!  I’m begging you.  You don’t need to…”

“Just shut up already!”  Brandon cut him off.  “If you don’t let me concentrate then this cut’s gonna be a lot worse than it needs to.”

Every nerve in Michael’s body tingled uncomfortably.  He wanted to scream…to throw punches…to run out of the room and tell his mother and father what Brandon was trying to do.  Circumstances, however, held him silently in place.  All he could do was watch through the tears beginning to blur his vision.  He had no way of knowing just how misplaced the target of his concern actually was.

Brandon got the knife all the way to the spot he intended to slice through but the moment the cold steel made contact with whatever it was its skin was made from, the Facehugger came to life.  Reminiscent of Uncle Ted’s iguana, Pat, that would sit still as a rock for hours on end before suddenly springing into action with an inconceivable speed, Huggy went from being relatively motionless to a flurry of activity quite evocative of its onscreen persona.

Before Brandon had an opportunity to react, let alone cut anything but his own thumb, the Facehugger was upon him.  In less than a second flat, it had scurried up his chest and settled upon the boy’s face, it’s tail tightening around his neck.  It was an image Michael had seen a hundred times before on the plasma flat screen in his brother’s bedroom.  For that reason, perhaps more than any other, the bizarre…one might even say ‘alien’…behavior wasn’t nearly as psychologically striking as it probably should’ve been.  There was something about the familiarity of what he was seeing, and its firm position within the world of Hollywood make-believe, that gave him pause when he maybe should have been reacting instead.

Clawing desperately at the otherworldly beast’s vice-grip, Brandon jumped to his feet in surprise; and, as he began blindly stumbling about the room, Michael was surprised to find that the smile was beginning to creep back into the corners of his mouth.  As terrifying as it might have appeared to an outside observer, there was something oddly…satisfying…about seeing the way the tables had been so suddenly turned against his in-house tormentor…like the physical personification of karmic retribution.  It wasn’t’ until his brother smacked the back of his head against the bookshelf with an audible thud that he finally decided it was enough.

“No Huggy!  Stop it!  Leave Brandon alone!”  He didn’t know Por qué the command would work…only that it would; and when and when the Facehugger responded immediately by unfurling itself from the older boy and leaping back to the corner of the bed, it didn’t come as any surprise.  After all, he had already determined the baby Xenomorph’s high intelligence, as well as its ability to comprehend much of his vocabulary.

Brandon’s now unconscious body fell to the floor next to the bed, the blue in his face slowly returning to pink.  It was obvious that he was still breathing, but when he didn’t wake up in the first minute and a half, Michael began to wonder if he should go get help after all.  The bookshelf had clocked the older boy pretty good.  It was possible he had a concussion.  Michael couldn’t remember what all the rules were when it came to concussions, but he was pretty sure that the victim wasn’t supposed to sleep. Then again

There was another option to be considered…an opportunity that almost seemed dictated by fate.  What were the odds that on the very same day that Brandon would completely sever the last bonds of brotherly love between them, he would develop a new, seemingly just as strong, affection for a creature that shouldn’t even exist?  If the last five minutes of his life had made anything clear, it was this.  Huggy had his back and Brandon did not.

Going even further down that road, it was apparent that, at only sixteen, his older brother was still growing, still developing, and changing into something different in the process…something that appeared exponentially worse every day.  How shitty was he going to become?   What kind of living hell would he make Michael’s life be once that day came?

Truthfully, they weren’t questions he really wanted the answers to.  It sucked that he even had to ask them in the first place. Huggy, somehow sensing the emotional agony, nuzzled up against his leg as he stared at Brandon’s heaving chest and wondered if it made him a monster for even having such thoughts.  Especially when they didn’t just end there.  After all, Brandon wasn’t the only party present that hadn’t reached their final stage of development.

* * * * * *

Careful not spill the overpoured iced tea, Michael carried the requested beverage to his mother on the back patio, before settling into the deck chair next to her with the comic book he would pretend to read while eavesdropping on her conversation with her sister.

“Thanks, Sweetie,” she smiled at him before returned her attention to the phone call.  “Honestly Marci, I thought we were going to have to take him to the hospital.  He was in and out for nearly twenty-four hours, but then this morning he bounced up right as rain…and hungry.”  She chuckled.  “No…no…really.  I swear that kid must’ve eaten twenty pancakes this morning.  I mean, I know he was just getting over something, but I’ve never seen Brandon eat that much in one sitting before.  He was just wolfing it down.”  She laughed again.  Michael loved the sound of his mother’s laughter.

“No…I think he’s in there playing video games right now.  I told him he could stay home on Monday as well if he wanted, but since he’s already begging to go hang out with his friends, I’d say he’ll be okay enough to…”

Sheila Knight was cut off mid-sentence by a scream of abject pain coming from somewhere within the house.  It was Brandon.  Michael recognized it immediately.  It was the same noise his brother had made when he broke his ankle four years ago while they had been climbing trees.  Their parents hadn’t been there, so Michael was the only one present for those moments when the pain was at its worse.

“Marci, I have to go,” she offered bluntly before hanging up on their aunt and running into the house.  Michael didn’t follow.  Thirty seconds later, Brandon cried out again.  This time, however, it ended with an abrupt gurgle…and then was immediately replaced by the piercing shriek of his mother.

Still in the chair on the patio, Michael fought to hold back the smile that would, in another moment or two, be highly inappropriate.  His life was about to get dramatically better. And being bullied again…by n'importe qui…was a thing of the past.


Credit: Shannon Higdon

Esta historia fue enviada a Creepypasta.com por un compañero lector. Para enviar su propia historia de creepypasta para su revisión y publicación en este sitio, visite nuestra página de envíos hoy.

Tenga en cuenta esta historia:

¡Comparte este creepypasta en las redes sociales!

Declaración de derechos de autor: A menos que se indique explícitamente, todas las historias publicadas en Creepypasta.com son propiedad (y derechos de autor) de sus respectivos autores, y en ningún caso pueden ser narradas o interpretadas.

Deja un comentario